Veterinario Portugalete

Clínica Veterinaria Portugalete

Padre Cortázar, 1 - 48920 , Portugalete

Aprende su lenguaje

Del mismo modo que no podemos hablar otro idioma sin antes estudiarlo, debemos estudiar el lenguaje canino si queremos comunicarnos bien con nuestro perro. Desde un punto de vista práctico, existe 4 posturas del perro, que indican 4 actitudes o estados de ánimo bien diferenciados.

Postura de acercamiento amistoso

El perro se acerca a una persona con una actitud similar a la de la imagen.

Traducción: “quiero establecer contacto contigo y mis intenciones son amistosas”.

Respuesta: siempre debemos responder con una actitud amistosa, incluso si unos segundos antes nuestro perro ha hecho algo que nos haya podido enfadar.

Postura de apaciguamiento

El perro responde al acercamiento con una postura similar a la de la imagen anterior, pero esta vez sin acercarse voluntariamente a la persona.

Observarás esta actitud en dos situaciones bien diferenciadas:

Cuando te acercas a tu perro, sobre todo si estás enfadado.

Traducción: “no me importa que te acerques a mí, pero sé amable”.

Respuesta: debemos mostrar siempre una actitud amistosa ante esa postura.

Cuando se acerca a tu perro una persona que no forma parte de la familia u otro perro.

Traducción: “por favor, sé amable conmigo”.

Si junto con la postura anterior el perro muestra una o más de las siguientes señales: intentos de retirada, temblores, gruñidos, enseñar los dientes.

¡Cuidado! Vuestro perro podría tener un problema de miedo a las personas que no forman parte de la familia o al resto de perros. Contactad lo antes posible con vuestro veterinario.

Postura de demanda de juego

El perro muestra una postura similar a la de la imagen mientras se aproxima y se retira de forma sucesiva y en ocasiones también ladra.

Traducción: “tengo ganas de jugar contigo”.

Respuesta: esta postura en ningún caso sugiere una actitud hostil y debe ser contestada con una actitud amistosa y, si es posible, con un rato de juego.

Postura de contacto no amistoso

El perro permanece quieto e incluso se acerca a nosotros o a otro perro con una postura similar a la que se observa en la imagen. Además, suele gruñir y enseñar los dientes.

Si en algún momento detectamos esta actitud en nuestro perro, ya sea hacia una persona que no forma parte de la familia, hacia otro perro o incluso hacia nosotros, debemos consultar lo antes posible con nuestro veterinario.